Twitter cerró cientos de cuentas en el mundo por incitar a hechos violentos y por “fakenews”

Foto: Archivo referencial

La red social Twitter ha eliminado cientos de cuentas en Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Egipto que tenían como objetivo atacar a Catar e Irán y amplificar mensajes de apoyo a Arabia Saudí, y suspendió el usuario del exasesor real saudí Saud al Qahtani, vinculado con el asesinato de Jamal Khashoggi.

“Hemos eliminado 267 cuentas originadas en EAU y Egipto. Estas cuentas estaban interconectadas en sus objetivos y tácticas: una operación de información multifacética atacando a Catar y otros países como Irán. También amplificaba mensajes de apoyo al Gobierno saudí”, indicó la red social en un reporte sobre manipulación en la plataforma.

En el informe se señala que encontraron pruebas de que estas cuentas fueron creadas y manejadas por la compañía de tecnología privada con base en EAU y Egipto DotDev, cuyas cuentas han sido suspendidas de forma permanente.

“Adicionalmente hemos suspendido un grupo separado de 4.258 cuentas que operaban únicamente desde EAU, fundamentalmente dirigidas a Catar y Yemen”, explica Twitter.

La compañía señala que estas cuentas a menudo usaban identidades falsas y enviaban mensajes sobre cuestiones regionales como la guerra civil en Yemen o el movimiento hutí.

Por otra parte, la plataforma junto a Facebook también cerró 359 cuentas atribuidas al conservador Partido Popular (PP) español, dedicadas a potenciar la opinión pública artificialmente en las semanas anteriores a las elecciones del 28 de abril pasado y a aumentar la interacción mediante “comportamientos de spam”.

Twitter comunicó en su informe de transparencia del cierre de una red de 359 cuentas “operada” por el PP que estuvo activa “durante un período relativamente corto de tiempo”, durante los meses de febrero y marzo de 2019.

Todas ellas se crearon en esos dos meses, y según las conclusiones de la red social, presentaban un “comportamiento de spam” y se dedicaban a retuitear otros mensajes y a otras cuentas “para aumentar la interacción” de “manera artificial”.

Según la datos de la red social, las cuentas suspendidas se administraban desde diferentes puntos de España, y en su mayoría se dedicaban a criticar al presidente del Gobierno en funciones, el socialista Pedro Sánchez, y al resto de partidos, al tiempo que ensalzaban al presidente del PP, Pablo Casado.

Por su parte, Facebook anunció el cierre de 65 cuentas en esta plataforma y otras 35 en Instagram, vinculadas al PP, dedicadas a diseminar noticias políticas sobre las elecciones y ese partido y a criticar a sus contrincantes políticos.

En cuanto al total de perfiles (que pueden administrar más de una página o grupo) suspendidos en Facebook, la red informó que pertenecían a “persona asociadas al Partido Popular” e igual que en Twitter, se dedicaban a “amplificar un contenido” mediante el uso de cuentas falsas.Efe