Se cumplen cinco años de la tragedia de Chapecoense

2074831Chapecoense-Equipo-Futbol-Jugadores-Tragedia
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Hace cinco años Brasil se despertaba con la peor tragedia deportiva de su historia. El avión del Chapecoense se estrellaba cerca de Medellín. Cinco años sin justicia y con una “sensación de impunidad” que aún entristece, según afirmó a Efe el exjugador Hélio Neto, uno de los seis supervivientes.

El vuelo LaMia 2933 despegó de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, con 77 personas a bordo, pero nunca llegó a su destino.

Fueron 71 personas las que murieron entre jugadores, técnicos, directivos, tripulantes y periodistas que acompañaban al equipo a Colombia para la primera final internacional de su historia contra el Atlético Nacional de Medellín, en la Copa Sudamericana. Era la noche del 28 de noviembre de 2016. Las primeras informaciones llegaron a Brasil en mitad de la madrugada.

Lea también: De la mano de Deyverson, Palmeiras se proclamó bicampeón de la Copa Libertadores

“Son las 4 horas y 10 minutos. Estamos interrumpiendo la programación con una información preocupante y muy importante”, anunciaba la presentadora Monalisa Perrone en Globo, la cadena más influyente del país. El país entró en shock. Después se supo que la causa del accidente fue la falta de combustible. Pero por detrás hay una ristra de negligencias. Y lo que queda, un lustro después, son familias en busca de culpables, desolación y un club ahogado en deudas.

“Estoy muy triste con todo, con todo lo que ocurrió en la tragedia, con todo lo que pasó y pasa dentro del club…”, expresó Neto, en la época zaguero y ahora superintendente de fútbol del Chapecoense. “Lo que más duele es la falta de justicia, la sensación de impunidad. Una vez descubiertas las empresas que fallaron, no existe ningún castigo”, añadió.

Le podría interesar: Italia o Portugal, alguna de las dos ni irá al Mundial de Qatar 2022

En estos últimos cinco años, el Chapecoense descendió a la Segunda División en 2019, pero tan solo un año después consiguió ascender de nuevo a la élite del fútbol brasileño.

Entonces llegó la pandemia de coronavirus, que golpeó con dureza al club desde todos los ángulos, pues, además del agujero que ha dejado en los presupuestos, la covid-19 acabó con la vida del entonces presidente Paulo Magro en diciembre de 2020.

La temporada de 2021 está siendo para olvidar. El equipo, colista, certificó su descenso con siete jornadas de anticipación para el final del Campeonato Brasileño y, por el momento, sólo ha conseguido una victoria en 34 partidos.

“No esperábamos hacer una campaña tan mala”, confesó Sbeghen, quien considera que el Chapecoense necesita ayuda urgente porque todavía hay “muchas heridas por cerrar” del accidente. EFE