Cambio de rutina: nuevas apariciones de deficiencias en nuestro cuerpo

Foto: Archivo

A raíz de la contingencia sanitaria por el COVID-19 insistir en el cuidado y fortalecimiento de la salud ha sido de gran importancia para los gobiernos.

Según el DANE, las principales causas de muerte son las enfermedades isquémicas del corazón, las enfermedades cerebrovasculares, las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores, las infecciones respiratorias agudas, las enfermedades hipertensivas, la diabetes mellitus, entre otras. En Colombia, los departamentos de: Cundinamarca, Antioquía, Valle del Cauca, Atlántico y Tolima son los que más registran fallecidos por estas enfermedades

Promover entornos y estilos de vida saludable, y mejorar las condiciones de salud de la población, se convierten en herramientas necesarias para contrarrestar los efectos de esta emergencia sanitaria, así como la ingesta adecuada de nutrientes como la vitamina D, la cual es un componente indispensable en el funcionamiento normal de los huesos, músculos y sistema inmune.

Al no recibir la vitamina D que el cuerpo necesita, países como Inglaterra han optado por recomendar a su población el consumo de suplementos para proteger la salud. Por su parte, empresas expertas en el campo como Amway, son conscientes de este panorama y vienen trabajando en productos innovadores para suplementar lo que el cuerpo no consume de manera suficiente o no puede producir.

“El estilo de vida actual ha hecho que tengamos menor exposición al sol. Su radiación contribuye en la formación de hasta un 90% de Vitamina D en el cuerpo humano, su déficit podría causar más enfermedades”, afirma Betty González, nutricionista de Amway.

Por su parte el médico colombiano Elías Stambulie, kinesiólogo y experto en medicina funcional confirma que “la deficiencia de la vitamina D en el cuerpo humano puede desencadenar una serie de enfermedades crónicas y autoinmunes como diabetes, obesidad, debilidad muscular, entre otras. Por lo que se hace importante regular esta sustancia en el organismo, bien sea a través del sol o por la ingesta de cierto tipo de comidas y suplementos dietarios”.

Consejos para reforzar en casa

  • La importancia de tomar el sol: La absorción de los rayos solares puede ayudar a mantener un adecuado estado de ánimo, así como también contribuye en la elaboración de la vitamina D, nutriente cuya deficiencia puede provocar enfermedades crónicas como: deformidad de los huesos, alteraciones en la dentadura, temblores, espasmos musculares entre otras. Para producir vitamina D, es conveniente tener espacios de exposición solar directa, no a través de la ventana para evitar el rebote de los rayos solares y hacerlo cuando la radiación esté en menor intensidad, es decir, antes de las 10 am y después de las 4pm.
  • La alimentación debe ser lo primordial: Un buen consumo de alimentos variados genera efectos positivos sobre las condiciones del organismo promoviendo las defensas en el ser humano. El consumo de frutas y verduras de diferentes colores, pescados, avena, frutos secos, carnes magras y una hidratación adecuada, aportan los nutrientes necesarios para que tu cuerpo se mantenga en óptimas condiciones.
  • Alimentación funcional: Se trata de consumir variedad de alimentos que aporten los nutrientes de manera óptima para preservar la salud y el bienestar. Es decir, dentro de toda la gama de alimentos como frutas, vegetales, harinas, grasas, proteínas y semillas de frutos secos, cuáles son los que necesita tu cuerpo para aportar los nutrientes necesarios y evitar enfermedades.
  • Fortalecimiento y ayudas: Existen varios suplementos en el mercado, que son fuente de vitamina D2 y D3, incluso contienen fuentes botánicas poderosas de este nutriente, como los champiñones que además aportan fitonutrientes.
  • Rutinas recomendables: Incluir en la alimentación cotidiana alimentos funcionales, que ayuden a seguir una dieta completa, además implementar los cinco Pilares del Bienestar Óptimo de Nutrilite: Alimentación, Suplementación, Ejercicio, Actitud Positiva y Descanso generan un mejor estado de ánimo y evitan desordenes nutricionales como sobrepeso, obesidad o desnutrición. 

Así las cosas, en esta etapa de cuarentena al permanecer mucho tiempo en espacios cerrados, con las mismas rutinas que afectan la producción de vitamina D, es conveniente vigilar la disponibilidad de este nutriente en el cuerpo.  Aumentar la exposición al sol, complementar nuestra alimentación y realizar actividades que despierten el ánimo son útiles.