Prosiguen los trabajos de auxilio pese al temor a las replicas en Indonesia

Al cumplirse hoy una semana del seísmo de 6,9 grados que sacudió la isla indonesia de Lombok, la cifra de muertos se sitúa en 387, la de heridos en 13.688 y la de desplazados en 387.000, mientras siguen las réplicas y los trabajos de auxilio.

La prioridad es asistir a todos los necesitados, algo que vencida una semana no ha sido posible por las carreteras y puentes cortados y otros obstáculos que se presentan para acceder a las zonas más remotas, reconoció la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB) de Indonesia este fin de semana.

La población de Dangiang, en Lombok Norte, tenía unos 5.000 habitantes cuando ocurrió el sismo y desde entonces ninguna casa o edificio se mantiene en pie, según la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC).

El portavoz de la BNPB, Sutopo Purwo Nugroho, insistió en un comunicado que necesitan más tiendas de campaña, mantas, ropa, comida instantánea, arroz, agua potable, electricidad y servicios sanitarios, entre otras escaseces.

El Ejército entregó hoy contenedores con agua potable a los habitantes en la aldea de Akar-akar, en Lombok Norte, la región más afectada con 334 muertos y 198.846 desplazados.

La destrucción continúa en Lombok Occidental, con 30 muertos y 91.372 desplazados; Lombok Oriental, con 10 muertos y 76.506 desplazados; y Mataram, con 9 muertos y 20.343 desplazados.Efe