Poder transformador de la cocina luce su eficacia en Bogotá Madrid Fusión

Foto: @madridfusion

Cambiar cultivos de coca por palmitos, reducir la demanda de especies en riesgo de extinción retirándolas de los menús o aprovechar los ingredientes en su totalidad para evitar el desperdicio son algunos de los eficaces ejemplos del poder transformador de la cocina presentados en Bogotá Madrid Fusión.

Inauguró este jueves la primera sesión de este congreso gastronómico internacional el cocinero Harry Sasson, con cinco restaurantes y considerado uno de los responsables de la revolución de la cocina colombiana, presentando el programa de cultivos de paz para sustituir las plantaciones de matas de coca por otras legales, como el palmito de chontaduro.

Conocido en Europa y Estados Unidos en conserva y como ingrediente para ensaladas, Harry Sasson lo utiliza en fresco a la parrilla con sofrito de ajo y perejil, en ceviche con langostinos del Pacífico y marinada de pimienta verde fresca del Putumayo, con arroz y en una crema con cola de langosta salteada en mantequilla negra.

Pero detrás de estos platos hay una lucha de los propios agricultores del Putumayo (suroeste), apoyada por este cocinero e instituciones nacionales e internacionales, después de sucumbir en los ochenta al cultivo de coca, entonces su único medio de “supervivencia” pero también causa de su “mayor sufrimiento” con la llegada de armas y violencia.

Sasson llevó al escenario a Edgar y Luis, dos los ocho hermanos de la familia agricultora Montenegro, un ejemplo del éxito de este programa de cultivos de paz. EFEEl poder transformador de la cocina luce su eficacia en Bogotá Madrid Fusión. EFE