Ante la situación complicada de los cementerios, el Distrito maneja un plan b

Foto: Archivo

Ante el preocupante aumento de muertos por Covid-19 en los últimos día y la alarmante ocupación de la mayoría de los hornos crematorios en la capital del país en los últimos días, la Alcaldía de Bogotá maneja el plan b de la inhumación de cuerpos para hacerle frente a esta problemática.

Desde el Concejo de Bogotá, se sugirió la articulación con municipios aledaños como Girardot, Cota, Zipaquirá y Ubaté para que sus cementerios y crematorios puedan ayudar en la demanda de cadáveres que tiene la ciudad.

Según la Secretaría de Salud de la capital, en la ciudad han muerto por coronavirus más de 2.600 personas desde que inicio la pandemia,además, informó que la tasa de mortalidad en hombres es de 42.9% cada 10.000 habitantes y en mujeres es de 21.2% cada 10.000.

Como ya se había informado, los hornos crematorios de Bogotá ya están alcanzando altos límites de ocupación, incluso los cementerios Serafín, Chapinero y el Cementerio del Sur, que tienen una capacidad para 60 cadáveres, debido a la emergencia les tocó aumentar su capacidad de almacenamiento a 75 cuerpos por día.

Por ahora la Secretaría informó que iniciarán las inhumaciones individualizadas, lo que significa sepultar los cuerpos en bóvedas bajo tierra, con unas respectivas distancias entre cuerpo y cuerpo, tanto a los lados como arriba y abajo.

Le puede interesar: Más de 1.000 desplazados en frontera colombo-venezolana por violencia en 2020

Ante el anuncio, el procurador general, Fernando Carrillo pidió a los mandatarios no dejar que el afán por el colapso de estos servicios vaya en contra vía de los protocolos de biosegurdad y la normativa nacional.