Pedro Sánchez pide respuesta multilateral y solidaria a la actual crisis

Foto: EFE

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, abogó este jueves por una respuesta multilateral y solidaria ante las consecuencias de la pandemia del coronavirus y defendió la necesidad de apoyar a los países en vías de desarrollo para que puedan superar la crisis, por lo que pidió que todas las naciones puedan atender sus necesidades “sin generar problemas de sobreendeudamiento” insostenibles en el futuro.

“Es evidente que debemos estar unidos frente a la pandemia y sus terribles consecuencias económicas y sociales”, dijo Sánchez en su intervención en una cumbre organizada por la ONU para abordar el impacto del coronavirus en materia de financiación para el desarrollo.

El jefe del Ejecutivo español, en un mensaje en vídeo, apuntó que la pandemia “ha dejado claro que vivimos en un mundo totalmente interdependiente, en el que las soluciones nacionales no son suficientes”.

“Hoy más que nunca necesitamos respuestas multilaterales, solidarias, que sean capaces de gestionar los bienes públicos globales, como son por ejemplo la salud global o la lucha contra el cambio climático”, recalcó.

Por ello, pidió unidad y urgió a trabajar junto a Naciones Unidas y los organismos financieros internacionales para ofrecer respuestas “ambiciosas, innovadoras y sobre todo solidarias”.

También le puede interesar: EEUU se contrae un 5% anual y más de 41 millones se anotan al desempleo

Según aseguró, España quiere ayudar de forma concreta y para ello ha desarrollado una respuesta a la pandemia en materia de cooperación que se basa en tres prioridades: salvar vidas reforzando los sistemas de salud locales, proteger y recuperar derechos y medios de vida ayudando a las economías nacionales y fortalecer los sistemas de protección social, con especial atención a la mujer.

Sánchez señaló además que le preocupa la sostenibilidad de la deuda pública y llamó a “apoyar a países en desarrollo” en este ámbito.

El objetivo, según dijo, debe ser que esas naciones puedan “atender las necesidades de los ciudadanos sin generar problemas de sobreendeudamiento que podrían suponer una carga insostenible en el futuro”.