Ministro eslovaco pide abrir las iglesias y rezar para acabar con la covid

Foto: Archivo

Un ministro eslovaco ha solicitado reabrir las iglesias, bajo medidas de seguridad, para que la gente reciba “ayuda espiritual” y pueda rezar, y ha dicho que ya en 1710 las oraciones de los creyentes lograron el “milagro” de acabar con una epidemia de peste en la ciudad de Trnava.

“Ocurrió un milagro. Desde ese momento acabó la peste. Desde ese momento nadie murió en Trnava de la peste”, ha asegurado el ministro de Trabajo, Milan Krajniak, en la red social Facebook.

Según el portal “Our World in Data”, vinculado a la Universidad británica de Oxford, Eslovaquia registraba el sábado una media de 16,22 muertos por millón de habitantes en siete días, la tasa más alta de mortandad por el SARS-CoV-2 en el mundo.

Ver también: China acelera su producción de vacunas para exportar a países en desarrollo

Krajniak, miembro de la formación populista Sme Rodina (“Somos una Familia”), ha planteado que, por ejemplo, tanto los residentes como los empleados de las residencias de ancianos piden “cada vez con más insistencia asistencia espiritual”.

El ministro defiende que, pese a no tener “estudios científicos o pruebas de ello”, la gente que recibe asistencia espiritual se recupera mejor de las enfermedades.

“La asistencia espiritual y la oración no puede hacer daño a las personas, e incluso parece que en muchos casos evidentemente les ayuda”, defiende el político conservador, cuyo partido está integrado en el “Movimiento por una Europa de Naciones y Libertades”, el grupo del Parlamento Europeo al que pertenecen también las ultranacionalistas Liga italiana de Matteo Salvini, francesa Agrupación Nacional de Marine Le Pen o el austríaco FPÖ.

Le puede interesar: Gobierno de Maduro ve una cortina de humo en acusaciones de crímenes de Duque

Por eso, Krajniak propone abrir los templos, que llevan cerrados desde el 1 de enero, para celebrar servicios religiosos y permitir a la gente “rezar por toda la gente en Eslovaquia, tanto los creyentes como los no creyentes”.

El ministro puso como ejemplo “verificablemente históricamente” la curación de la peste en la ciudad de Trnava en 1710, donde tras seis meses de epidemia, los habitantes imploraron ayuda de la Virgen María lo que, asegura, causó el milagro de que desapareciera la enfermedad. EFE