Investigan polémica fiesta para “celebrar” el regreso a la cuarentena

Foto: EFE

El municipio neerlandés de La Haya anunció este jueves una investigación sobre una polémica fiesta que celebró anoche en una cuenta atrás hacia el cierre de la hostelería y el inicio del “confinamiento parcial”, frente al Parlamento, donde se estaban debatiendo al mismo tiempo las nuevas medidas y la grave situación de contagios en el país.

En una carpa cerrada instalada en la terraza de un bar de copas del centro de La Haya, a unos metros del Parlamento, una multitud de personas bailaron, bebieron y cantaron para celebrar las últimas horas de apertura de la hostelería, sin distancia, ni mascarillas, y saltándose la prohibición de aglomeraciones y de cantar para evitar contagios.

Le puede interesar: En Francia optan por el toque de queda durante cuatro semanas

La Policía intervino a las 22.00 horas, momento en el que entraron en vigor las medidas del “confinamiento parcial”, aunque no está claro el número de asistentes a esa fiesta ilegal que ha alarmado al Parlamento, Gobierno y el propio municipio de La Haya, y cuyas imágenes han saltado a la prensa local e internacional.

El alcalde, Jan van Zanen, consideró que los participantes en la fiesta fueron “completamente irresponsables” y explicó que “a estas personas no les importan los sanitarios que trabajan duro, los pacientes que están en las UCI, ni aquellos que han visto cómo sus cirugías se posponían” por la saturación hospitalaria.

Recomendado: Quieren reemplazar los animales en parques temáticos por robots

Anunció una investigación para imponer multas, tanto a los involucrados en la fiesta como al propietario del bar, porque “su comportamiento fue egoísta”, aunque situaciones similares se repitieron también en otras ciudades neerlandesas, como Róterdam.

Para el socialdemócrata Lodewijk Asscher, la fiesta fue una acción “pésima” y “demuestra que todavía tenemos un largo camino que recorrer para abordar juntos el coronavirus”, mientras que la progresista Hanneke van der Werf lamentó que los asistentes a la fiesta “no han entendido absolutamente nada” de la gravedad de la situación. Reuters