Enviado de ONU a Libia dice que divisiones internacionales impiden la paz

Fecha: EFE

El enviado especial de la ONU para Libia, Ghassan Salamé, alertó hoy en Roma de que las “divisiones profundas” a nivel internacional impiden la paz en el país e instó a la comunidad internacional a promover el fin del conflicto para evitar un “baño de sangre” y masas de desplazados.

“En el sistema internacional hay divisiones profundas que han impedido que el Consejo de Seguridad de la ONU pida un alto el fuego. Y desde el comienzo de esta guerra, el nivel de interferencia externa en Libia ha aumentado de diferentes maneras, alineamientos diplomáticos, armas, soporte técnico y suministros”, dijo Salamé en una intervención en un foro sobre el Mediterráneo que se celebra en Roma.

El enviado especial de la ONU para Libia dijo que la alternativa a la paz en el país “es horrible” y avisó de que “si el conflicto no cesa” teme “un baño de sangre en Trípoli, un gran movimiento migratorio” y “masas de personas desplazadas” que afectarán a “los países vecinos, como Níger , Argelia, Túnez, Sudán”; además de instar a la comunidad internacional a actuar y fomentar el fin del conflicto porque, de lo contrario, “dada la posición estratégica del país” todos los estados tendrán problemas, “no solo los vecinos”.

En este foro de diálogo también participan el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, el noruego Geir Pedersen; el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov; o el de Exteriores de Malta, Carmelo Abela, quien ha sustituido al primer ministro Joseph Muscat, que ha rechazado intervenir en la conferencia, mientras continúa en su país la investigación sobre el asesinato de una periodista que ha salpicado a su Ejecutivo.

En su intervención el viernes, Lavrov criticó que la OTAN “ha llevado a cabo una aventura peligrosa” en Libia, que “ha tenido un impacto negativo en la economía del país” y abogó por un “diálogo inclusivo e internacional” para resolver la crisis.

También aplaudió las consultas internacionales promovidas por Alemania en septiembre para estabilizar la situación en Libia, pero lamentó que no fueran invitados las partes afectadas por el conflicto y representantes de los países vecinos; en este sentido, dijo que “fue una oportunidad perdida” y confió en que en el futuro “se avance con un enfoque más inclusivo”. EFE