¿El futuro de la fotografía profesional está en los celulares?

Foto: Suministrada

En los últimos años comenzó a ser tendencia la fotografía móvil, aquella que no necesita de equipos profesionales, solo de un celular. Esta nueva fórmula comenzó a normalizarse, a pesar de las preguntas y debates que han surgido a su alrededor. Pero lo más interesante es que logró afianzarse y terminó por acercar a muchas personas al concepto fotográfico. Así lo describe Rodrigo Rivas, fotógrafo profesional y docente de ESDESIGN Escuela Superior de Diseño de Barcelona en su monográfico “Fotografía móvil”.

De hecho, un celular es hoy la cámara más usada por todas las personas en el mundo, incluyendo fotógrafos de profesión o aficionados. Según los datos de la Asociación de Cámaras y Productos de Imagen (CIPA), la venta de cámaras ha caído de forma considerable y paulatina en los últimos años hasta los 15 millones de unidades en 2019, cuando en 2010 se vendían 121 millones. ¿Cómo llegamos a este punto?

Lea también:WhatsApp recula y no bloqueará la cuenta a quienes rechacen actualizarla

En primer lugar, por el avance tecnológico. Si bien es cierto que los celulares con cámara se han venido utilizando desde 2002, lo cierto es que su evolución en casi veinte años ha sido más que exponencial, ahora es posible encontrar dispositivos con un conjunto de lentes de alta resolución y su facilidad de transporte y poco peso han acabado por hacer que su demanda sea cada vez más fuerte.

Sin embargo, según el estudio de fotografía móvil de ESEDSIGN, no fue sino hasta que la gente empezó a fotografiar y compartir al instante que se produjo la verdadera inversión en investigación y desarrollo que hoy conocemos.

Le puede interesar:Google desarrollará algoritmos para atención médica junto a red de hospitales

Específicamente, a finales de 2010, la aparición de las redes sociales, y más concretamente de Instagram, así como el aumento de la conectividad terminaron por sacarle provecho a estas cámaras portables que hoy por hoy son las verdaderas todo en uno. El poder publicar fotografías de forma inmediata llevó a la gente a compartir algo más que sus trabajos y empezar a contar su día a día.

Tras Instagram, no han parado de salir redes sociales en las que la imagen (fotografía y vídeo) son la principal herramienta de comunicación.

Desde que el fabricante chino Huawei lanzó al mercado su P9 con dos cámaras (una para fotografías en monocromo exclusivamente se fue sucediendo los móviles con dos, tres, cuatros y hasta cinco cámaras. El LG G6, por ejemplo, fue el primero en incorporar un ultrangular, el iPhone 7 Plus en añadir un 52mm a su angular ya existente.

Recomendamos leer: Italia estrena una plataforma digital para ofrecer al mundo su cine y cultura

Esta versatilidad, ha ayudado a que el móvil sea una cámara más polivalente, con más calidad de imagen y, sin duda, una grandísima herramienta para los fotógrafos y videógrafos actuales y aficionados”, destacó Rodrigo Rivas. El desarrollo va más allá de adaptar una cámara a un dispositivo de menos de un centímetro de grosor. Hablar de un smartphone es hablar de un computador por componentes y potencia. Hoy es posible editar o catalogar las capturas realizadas, sin mencionar la facilidad de retocar las fotografías con aplicaciones de edición cada vez más avanzadas, de forma que la fotografía ya no pasa por el celular.

Esto no significa la desaparición de las cámaras profesionales de fotografía. Los celulares son muy pequeños y el tamaño importa. Para los sensores, que recogen luz y la convierten en imagen es parte fundamental su área de extensión, si son pequeños suele generar más ruido y eso se traduce en pérdida de calidad de imagen y nitidez.