El amor en los tiempos del coronavirus

Foto: Efe

Las parejas chinas que querían darse un capricho por San Valentín deberán renunciar a sus planes o al menos buscar otros más caseros por la epidemia del COVID-19, que ha tirado por tierra las ilusiones de quienes anhelaban cenas en restaurantes de lujo o escapadas románticas.

Es difícil ver carteles promocionales de restaurantes o agencias de viajes en las desiertas calles de Pekín, donde tan solo algunos establecimientos, que se resisten a unirse a la oleada de cierres temporales, siguen adelante con sus ofertas, aunque en ocasiones se vean obligados a reducirlas al ámbito de los pedidos a domicilio.

Pekín estaba centrado en impulsar el consumo, pero el coronavirus ha dicho que quizá eso deba esperar al menos unas semanas. Las fiestas occidentales como el Día de los Enamorados suponen una jugosa oportunidad de ingresos para muchas empresas del sector terciario, aunque este año todo indica que no será así.

Por ejemplo, las autoridades chinas suspendieron los viajes en grupo para tratar de evitar la propagación del virus, pero las agencias tampoco reciben peticiones de parejas. Adiós a la escapada romántica de San Valentín, y eso que este año cae en viernes e invitaba a un puente de fin de semana..

El plan más básico e infalible para quienes no quieren dejar pasar el San Valentín consiste en una buena cena en un restaurante exclusivo y un ramo de flores. Pero los restaurantes más recomendados para una cita de San Valentín el año pasado por algunas revistas pequinesas ahora están cerrados.

En tiempos de crisis hay quien entra en pánico y quien se toma todo con humor, y en las redes sociales chinas están surgiendo últimamente muchos memes sobre la epidemia y la muy efusiva recomendación oficial de permanecer todo el tiempo posible en casa, donde el entretenimiento acaba antojándose finito.

Uno de ellos es una captura de WeChat -el WhatsApp chino- en el que una persona pregunta sobre la enfermedad: “¿Cómo está la situación en Pekín?”. La respuesta que recibe no es relativa al virus, sino simplemente una foto de una estantería de preservativos completamente vacía.

De los memes a la realidad: en la turística ciudad de Luoyang, las autoridades locales supuestamente colgaron una pancarta que reza “Mientras os quedáis en casa durante la epidemia, recordad que la política del segundo hijo está en vigor. También podéis contribuir a vuestro país haciendo un segundo hijo”.

Bromas aparte, seguramente muchos opten este año por celebrar únicamente el equivalente tradicional chino de San Valentín, el ‘Qixi’ -en 2020 será el 25 de agosto-.

Para los que también quieren demostrar su amor el 14 de febrero, siempre quedarán los supermercados -abiertos por orden gubernamental- donde comprar los clásicos bombones en una caja con forma de corazón. EFE