Astrónomos captan la imagen de un “anillo de fuego cósmico”

Foto: Archivo Referencial

Un grupo de astrónomos han capturado la imagen de un tipo súper raro de galaxia, descrita como un “anillo de fuego cósmico”, como los que existieron hace 11.000 millones de años, según publica este lunes la revista Nature.

La galaxia, cuya masa es aproximadamente como la de la Vía Láctea, es circular y tiene un agujero en el medio, y se asemeja a un dónut gigantesco.

Le puede interesar: Exluchador de la WWE se ahogó tras intento de salvar a su hijo

El hallazgo, anunciado en el último número online de Nature Astronomy, podría sacudir las teorías existentes sobre la formación de las estructuras galácticas y cómo han evolucionado, según apunta el estudio.

“Se trata de un objeto muy curioso que no hemos visto nunca antes”, apuntó el investigador a cargo del proyecto, Titantian Yuan, del Centro australiano Centre of Excellence for All Sky Astrophysics in 3 Dimensions.

Recomendado: ¿Epa Colombia enfrentaría cargos por violación de las medidas sanitarias?

La galaxia se encuentra a 11.000 millones de años luz del Sistema Solar, con un gigantesco agujero en el medio, un diámetro dos mil millones de veces más largo que la distancia que hay entre la Tierra y el Sol.

El experto explicó asimismo que “la mayor parte de esa actividad tiene lugar en su anillo, así que verdaderamente es un anillo de fuego”.

Lea también: Gobierno auxiliaría los sistemas masivos de transporte, según López

El estudio observa que existen dos tipos diferentes de galaxias anuales o en anillo: los más comunes se originan debido a procesos internos, mientras que las colisionales son el resultado de encuentros violentos e inmensos con otras galaxias, que son más raras y poco comunes que las otras.

Según el coautor del estudio Ahmed Elagali, del Centro Internacional para la Investigación de Radioastronomía en Australia Occidental, estudiar la R5519 ayudará a determinar cuándo comenzaron a desarrollarse las galaxias en espiral.

Para otro de los expertos, Kenneth Freeman, de la Universidad Nacional Australiana, el descubrimiento tiene implicaciones para comprender cómo se formaron galaxias como la Vía Láctea. EFE