Cuba atribuye muerte de bebés a infracciones en preparación de medicamento

La muerte de dos bebés a principios de mes en un hospital de Cuba tras el tratamiento con un bulbo del antibiótico Ampicillin estuvo asociada a un cuadro infeccioso y a infracciones durante el proceso de preparación del medicamento, informó este viernes el Ministerio de Salud Pública (Minsap).

El suceso tuvo lugar el pasado 7 de abril en el servicio de neonatología del Hospital General Docente “Doctor Agostinho Neto” en la provincia oriental de Guantánamo y motivó que las autoridades sanitarias crearan una comisión para investigar sus causas y adoptar las medidas correspondientes.

El Minsap divulgó hoy un comunicado oficial en el que indicó que, de acuerdo con los resultados de la investigación realizada, “estaba justificada la conducta terapéutica seguida con los niños, al ser neonatos pretérminos bajo peso, con enfermedades asociadas”.

Explicó que, de los otros cuatro recién nacidos que recibieron el medicamento, los dos que se encontraban en estado crítico evolucionan satisfactoriamente y hay dos que no presentaron ningún síntoma.

La nota indica que los estudios efectuados por el Laboratorio de Toxicología y el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED), determinaron que el cuadro clínico presentado por los niños “no tuvo relación con sustancias tóxicas contaminantes ni con problemas de calidad del medicamento utilizado”.

Asimismo, refiere que lo ocurrido estuvo asociado a “un cuadro infeccioso sobreagudo”, y que se identificaron “violaciones durante el proceso de preparación del medicamento”.

La ampicilina es un antibiótico derivado de la penicilina que se emplea en el tratamiento de diversos tipos de infección bacteriana.

Sobre las medidas adoptadas con el personal implicado directamente en el hecho, el Minsap dijo que decidió “la separación del Sector de la Salud y la inhabilitación en el ejercicio de la profesión” y que se inició una investigación por parte del Ministerio del Interior para determinar su responsabilidad penal.

En el caso de los directivos y funcionarios responsables del control de los procedimientos donde fueron identificadas deficiencias, señaló que les fueron impuestas “medidas administrativas”.

Hace dos años, una niña de un año murió tras ser vacunada en un centro sanitario de La Habana, un caso que creó conmoción en el país y que se debió a “negligencias durante el proceso de conservación, preparación, manipulación y exposición del bulbo utilizado”, según concluyó entonces una comisión institucional de investigación. Efe